25/11 DIA INT. ELIMINACION DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER
Búsqueda por palabra clave
 
Poder y liderazgos
Sexualidades
Salud
Género
Formas de Violencia
Familias
Economía y trabajo
Derechos
Legislación
Educación
Arte y cultura
Ecología
Espiritualidad femenina
Historias de vida
Quiénes somos
Agenda en papel
Contáctenos
Incorporarse
No hay acuerdo sobre la ley contra la violencia de género Por A.W.

En la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación el oficialismo quiere sancionar la ley integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres antes de fin de año, acompañando el proyecto con media sanción de la Cámara de Senadores, pero un sector de la oposición propone mejorarlo y dejar la sanción definitiva para el próximo año. Todavía no hay acuerdo.
Mientras la Cámara de Diputados discute la eliminación de la llamada tablita de Machinea, legisladoras de diferentes bloques ensayan estrategias para sancionar una ley contra la violencia de género antes de fin de año.
El Senado dio media sanción en noviembre a una ley integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, acelerando el debate en la Cámara baja, que trabajaba a nivel de las comisiones con diferentes proyectos sobre violencia doméstica, laboral y de género. Como las maniobras de oficialistas y opositores van por diferentes caminos, el panorama puede complicarse: el kirchnerismo impulsa la sanción definitiva del proyecto con media sanción, pero el bloque de la Coalición Cívica intenta introducir modificaciones para mejorar dicha norma y devolverla a la Cámara alta, que podría ratificar esos cambios recién el próximo año.
Igualmente l@s legislador@s tienen escasas posibilidades de avanzar con este tema antes de fin de año. Una es unificar los dictámenes de las comisiones a las que fue girada la iniciativa de Senadores y tratarla durante la última sesión de Diputados prevista para el próximo martes 23. La otra vía es que ese mismo día la norma sea tratada sobre tablas; como el proyecto cuenta con media sanción, con dos tercios de los votos puede discutirse en el recinto. Pero el bloque mayoritario tiene otras prioridades, con lo cual es posible que el jefe de bancada del Frente para la Vitoria, Agustín Rossi, termine resolviendo si es mejor para el oficialismo aprobar una ley definitiva este año o si es preferible introducir los cambios propuestos por la oposición y discutir el tema en 2009.
La diputada del Frente para la Vitoria Juliana Di Tullio, que preside la Comisión de Familia, la primera de las tres comisiones que discutirán la iniciativa de la Cámara alta, aseguró que la ley se puede mejorar más adelante y ahora hay que aprovechar la oportunidad de sancionar esta norma contra la violencia machista. Según indicó la legisladora, su estrategia cuenta con el respaldo de Rossi y no hay obstáculos en las comisiones de Justicia y Presupuesto, pero estaría faltando un acuerdo con la oposición. “Si la ley vuelve al Senado y se discute el próximo año, que es un año electoral, el debate puede postergarse indefinidamente. Tengo miedo de que nos quedemos sin ley”, dijo.
La diputada de la Coalición Cívica Marcela Rodríguez, dijo en cambio que “cada vez que hay promesas de modificar más adelante no se cumplen”. Luego confirmó que mantuvo conversaciones con la senadora Marita Perceval, una de las impulsoras de la ley integral contra la violencia, y “hay disposición para acompañar las modificaciones que introduzca Diputados”.

A favor de la media sanción
Mabel Bianco, de FEIM y referente del movimiento de mujeres, fue una de las expertas consultadas por Senadores al unificar unas 11 iniciativas de diferentes bloques sobre violencia. Según su opinión, “el proyecto fue muy discutido y logró ser consensuado; se avanzó mucho respecto de otras iniciativas”.
Bianco analizó que “en política es mejor lo factible que lo perfecto y en este caso lo mejor es no perder la oportunidad de tener una ley contra la violencia de género. Más importante es contar con un Consejo de la Mujer que sea capaz de llevar adelante la ley y esa es la lucha que nos espera”.
Bianco recordó que una discusión similar se planteó con la Ley de Salud Sexual y Reproductiva. “Al tratarse esta norma faltaba incluir la anticoncepción quirúrgica y educación sexual para el ámbito privado. Después, con la ley funcionando, pudimos obtener esas cosas. Creo que es importante tener la ley de violencia integral como para empezar a trabajar”, advirtió.
Marcela Rodríguez es autora del proyecto sobre violencia familiar que cuenta con dictamen de la Comisión de Familia. “El objeto de la ley del Senado es diferente del de nuestro proyecto. Senadores puede tener una buena estrategia, definitivamente la iniciativa es mejor que la ley de violencia que está en vigencia, tiene avances en la pretensión de integralidad al definir las modalidades de violencia, pero el resto del texto no es coherente con esa pretensión. Faltan medidas de prevención y procedimientos para la erradicación de las violencias, y también sanciones para casos de incumplimientos”.

Las objeciones
La ley integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres con media sanción tiene 45 artículos y prevé asignaciones presupuestarias para su implementación. Juliana Di Tullio informó en ese sentido que en el Frente para la Victoria “ningún ítem genera reticencia, ni siquiera el presupuestario”.
Concretamente, se contempla la violencia de género en sus diversas formas (física, sexual, simbólica, económica y patrimonial y psicológica), y en sus distintas modalidades: cuando ocurre en el hogar, en el ámbito laboral, en un organismo público o en el servicio de obstetricia, a través de un trato deshumanizado o un abuso de medicalización. También se incluye la violencia mediática (difusión de mensajes e imágenes estereotipados que promueven la explotación de mujeres, o sus imágenes injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres) y aquella que atenta contra la libertad reproductiva.
El equipo de asesor@s de la diputada Marcela Rodríguez señaló las objeciones: “el proyecto prácticamente no tiene sanciones ni medidas de prevención para la totalidad de las modalidades de violencia advertidas, por ejemplo en violencia obstétrica, la define pero no incorpora sanciones para quienes la cometen, ni procedimientos internos dentro de los establecimientos de salud. Ocurre algo similar con la violencia sexual, allí se incluyen la prostitución forzada, la explotación, la esclavitud, el acoso, el abuso sexual y la trata de mujeres, pero no se consigna ninguna medida de prevención ni de asistencia y protección a las víctimas. Tampoco tiene medidas específicas para combatir la violencia laboral”.
En cuanto a la definición de la violencia, el proyecto de Senadores dice que “es toda conducta, acción u omisión que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, así como también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes”.
En ese caso se objeta que se haya incluido “basada en una relación desigual de poder”, primero porque “es innecesario”, esta premisa está prevista en la Convención de Belem do Para, que es uno de los instrumentos internacionales recogidos en la norma de Senadores, y segundo porque “se le da una puerta de escape al agresor, quien exigirá que se demuestre esa relación desigual, y al mismo tiempo, cargamos a la víctima con una nueva prueba, y probar en cada caso esa relación desigual es muy difícil”.
Sobre las violencias perpetradas por el Estado o sus agentes, según especialistas, falta agregar las toleradas por el Estado. “Esta incorporación es ineludible y fue demostrado en el caso de la brasileña María da Penha Maia, que obtuvo un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el cual se estableció que la tolerancia del Estado configura una violación a la obligación de sancionar y también prevenir e investigar la violencia contra la mujer”, argumentaron.
Al cierre de esta edición las disputadas continuaban con las negociaciones. Aún no está claro si la norma de Senadores se discutirá el martes con dos tercios de los votos. Mientras las kirchneristas insisten en lograr la sanción definitiva, la Coalición Cívica presentó ayer a la tarde un nuevo proyecto de ley integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres (ver Nuevo proyecto contra la violencia machista). El objetivo de Marcela Rodríguez es que la iniciativa constituya un testimonio de lo que debería ser una ley integral contra la violencia. “No voy a obstaculizar el proyecto del Senado, pero tampoco quiero mentir a las mujeres, esa ley tiene numerosas deficiencias y el proyecto que presento de cuenta de las mismas”, concluyó.

Fuente: Artemisa Noticias | 18.12.2008

Imprimir esta nota Enviar este artículo por e-mail
Postales virtuales
Enlace a foros
Instituciones y ongs
Mujeres profesionales
Encuesta mensual
Newsletter quincenal
BUSCADOR DE ONG'S
ESTABLECER COMO PAGINA DE INICIO

TERMINOS Y CONDICIONES | © 2005 PORTAL DE LAS MUJERES. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS