Canales

Mujeres en movimiento
Poder y liderazgos
Sexualidades
Salud
Estudios de género
Formas de violencia
Familias y vida cotidiana
Economía y trabajo
Derechos / legislación
Educación / sexismo
Cultura
Hábitat y medio ambiente
Viajes y deporte
Secciones especiales
Espiritualidad femenina

Historias de vida

Agenda de las mujeres
Quiénes somos

Agenda en papel

Contáctenos
Formas de incorporarse

Algunas reflexiones sobre Cristina de Pizán y su obra "La Ciudad de las Damas", por Lic. María Gabriela Vasquez

INTRODUCCIÓN
Lamentablemente son pocas las voces femeninas que nos han llegado desde la Edad Media. Los varones de entonces, como los de otras épocas también, lo dominaban todo, las letras, la religión, la política, el pensamiento, y recluían a las mujeres en el ámbito estrictamente hogareño. Por ello, conocer en la actualidad los anhelos, sueños e interrogantes de aquellas mujeres nos resulta una tarea bastante ardua, ya que la gran mayoría de las fuentes con las que contamos están teñidas o contaminadas por los prejuicios masculinos. Sin embargo, algunas lograron abrirse paso, hicieron audible su voz y trascendieron con sus escritos. Tal es el caso de Cristina de Pizán (1365-1430), considerada la primera escritora profesional francesa y una de las más antiguas precursoras del movimiento de las mujeres de las que se tenga noticia.

A una mujer como esta, que en las postrimerías del Medioevo mantenía a su familia con las obras que escribía y que se atrevió a cuestionar el canon patriarcal, provoca la tentación de colocarla en un pedestal y dejarla allí . Por ello, es necesario hacer una lectura atenta y crítica de su vida y obra, en particular de su libro titulado La Ciudad de las Damas, para poder tener una idea cabal de su pensamiento. El propósito de estas páginas es, precisamente, empezar a reflexionar sobre lo novedoso y moderno de sus razonamientos como así también reconocer su costado más tradicional, propio de la época durante la cual vivió, para no cometer equivocaciones.

I. LA MUJER
El abuelo materno de Cristina de Pizán fue un conocido anatomista llamado Mondino de Luzzi y su padre, Tommaso da Pizzano, un astrólogo y médico veneciano. Quizá por estos antecedentes científicos se pueda explicar su natural predisposición al saber y al estudio. Cuando era aún pequeña, dejó su Venecia natal para radicarse con su familia en Francia, donde creció y vivió el resto de su vida.

El artículo completo se encuentra en formato PDF




Cristina de Pizán




Servicios del site
Postales virtuales
Foros de discusión
Directorios
Instituciones y ONGs

Mujeres profesionales

Votación
Encuesta mensual
Suscribirse
Newsletter quincenal