Canales

Mujeres en movimiento
Poder y liderazgos
Sexualidades
Salud
Estudios de género
Formas de violencia
Familias y vida cotidiana
Economía y trabajo
Derechos / legislación
Educación / sexismo
Cultura
Hábitat y medio ambiente
Viajes y deporte
Secciones especiales
Espiritualidad femenina

Historias de vida

Agenda de las mujeres
Quiénes somos

Agenda en papel

Contáctenos
Formas de incorporarse

Día de la Pachamama

1º de Agosto: Día de la Pachamama
Cusiyá, Pachamama, Cusiyá
(Ayúdanos, Pachamama, ayúdanos)

Para los aborígenes de los Andes la Pachamama es la primordial Diosa de la Vida, la fertilidad de la tierra, las semillas y los frutos, las estaciones, los tejidos, los metales, la cerámica, el chamanismo y la sanación. Pachamama es la deidad Creadora por excelencia y su culto expresa la vivencia espiritual
con lo Sagrado Femenino encarnado en la naturaleza, las mujeres y en la comunidad con un profundo sentido ético, ecológico y de sabiduría.
El 1º de Agosto, una de las ocho fiestas religiosas del calendario andino, se la venera de una manera muy especial con una ofrenda de comida y bebida al interior de su cuerpo. Dentro de la cosmovisión
sagrada de Pachamama todas las personas son hijas e hijos de esta Madre Común y están hermanadas entre sí.
Esta hermandad hace que todos tengan derecho y acceso a la tierra y a sus frutos, a sus energías creativas y sanadoras. En este sentido, Pachamama no acepta que unos pocos posean la tierra, el trabajo agrícola y sus frutos mientras que otros pasan hambre y enfermedad
En los pueblos andinos esta cosmovisión fue llevada a la práctica a través de la propiedad y el trabajo
comunitario de la tierra.
Así, el culto a esta Diosa andina inspiró una visión ética y de justicia social integrada a lo sagrado.
También ecológica porque en la espiritualidad de la Pachamama las plantas y animales, los ríos y las montañas forman parte de su familia y las todas las especies vivientes tienen derecho a sus propios habitat, recursos y ecosistemas en el cuerpo de la Pachamama.
El ritual del 1º de Agosto ha sido celebrado durante siglos por aymaras, quichuas, kollas y criollos.
Actualmente, las mujeres que practicamos la Espiritualidad de la Diosa celebramos esta fiesta como una manera de vincularnos y desarrollar esta espiritualidad femenina arraigada a la naturaleza, muy similar al culto de otras diosas agrícolas y de la tierra como Deméter y Ceres, por ejemplo, a las que estamos trayendo a a nuestras vidas con una perspectiva de género.
Esta fiesta se celebra después del Año Nuevo aborigen del solsticio de Invierno (21 de junio) y antes del resurgir de las flores y de las fertilizantes lluvias del equinoccio de Primavera. La celebración marca el retorno de la Pachamama desde las profundidades a donde se ha replegado durante su descanso invernal para mantaner la vida desde las raíces. Por eso, el ritual y la ofrenda tienen la intención de despertar a Pachamama, llamarla e invitarla a beber y comer para que vuelva a manifestar su fertilidad y poder. Este ritual se realiza antes de comenzar a trabajar la tierra y a sembrar (en el hemisferio norte corresponde a la tradición pagana de La Candelaria el 2 de febrero). Todas las mujeres y los varones que se conecten con esta sacralidad de la Pachamama pueden celebrarla con sus parejas, familias, grupos o solas en algún lugar en contacto con la tierra (el patio de la casa, en un parque o fuera de la ciudad) siguiendo los pasos de la ceremonia aborigen:
1) La comunidad, familia o grupo se reúne en círculo
para expresar esta igualdad y hermandad ante la
Pachamama. Si una hace el ritual sola es bueno marcar
el círculo con una rama o piedras. El centro del
círculo representa a la Diosa. De esta forma se
expresa esa igualdad y hermandad; todos están a la
misma distancia de ese centro sagrado y pueden acceder
a él.

2) En el centro se abre un pozo con mucho respeto
pidiéndole permiso a la Diosa. Abrir este pozo es
abrir su seno, su útero fértil y creador. También se
canta y se baila antes de la ofrenda para llamar y
despertar a la Diosa danzando descalzos para captar
las energías regeneradoras de la Pachamama.

3) Luego se ofrenda bebida y comida a Pachamama en el
pozo. Se le da de comer y beber a la Diosa que ha
despertado de su sueño invernal. También se le
ofrendan semillas, hojas de coca, y cada persona o
comunidad pude honrarla con algo particular. Sahumando
las ofrendas y el pozo con carbones encendidos y
hierbas o aceites esenciales se hacen invocaciones y
pedidos diciendo: "Cusiyá, Pachamama, cusiyá...
(Ayúdanos, Pachamama, ayúdanos) Tú que nos das todo,
ahora que has bebido y comido, a Ti te pido salud y
fecundidad, entierra a los malos espíritus y que
florezcan de tus semillas la bondad y la vida".

4) Al finalizar se cubre el pozo con una piedra plana
o con la tierra y encima se señala el lugar con
piedras redondas formando un montículo de veneración.
El ritual concluye con más bailes y danzas celebrando
el retorno de Pachamama. La comunidad también comparte
la comida y bebida que se ha ofrendado a la Diosa.

El culto a Pachamama persiste en las otras fiestas del calendario andino, especialmente del 2 de febrero al 22 de marzo cuando es celebrada como Saramama, la
Pachamama del Maíz y de la Cosecha durante el carnaval
norteño.
Por otra parte, esta Diosa andina se manifiesta como Mamacocha, diosa del Mar; Pajsamama, la Luna; Coyamama, patrona de los metales y piedras preciosas;
Cocamama, diosa chamánica de la sanación y de los oráculos; Sañumama, maestra de los tejidos y la cerámica. Las mujeres sabias suelen recibir el nombre de Pachacomadres cuando ejercen como sacerdotisas, médicas, profetisas y chamanas por estar inspiradas y
guiadas con la sabiduría de Pachamama.
A Pachamama se la considera la creadora del sol, la luna y de las Cuatro Pachamitas, las estaciones, y como diosa celeste habita la constelación de la Cruz del Sur. Un mito sagrado cuenta que en el principio de los tiempos Ella bajó de las estrellas a la tierra
para crear la vida. Junto a Illapa o Pachacamac la Diosa forma parte de la Pareja Sagrada con alguno de estos dioses andinos, y en la visiones de los y las
chamanes se transforma en la Mujer Jaguar.
Como sucede con las ancestrales diosas percibidas y veneradas por las mujeres a través de sus cuerpos, mentes y almas en distintas partes del mundo,
Pachamama también es una Triple Diosa, la trinidad que habita el Cielo "Janaj Pacha", la Tierra "Kay Pacha" y las Profundidades "Ukhu Pacha". La ofrenda del 1º de
Agosto la celebra en esta triple dimensión con el simbolismo de las piedras: el cielo y las estrellas.
La comida y bebida: los frutos de su cuerpo terrestre.
Y el pozo: su útero y su presencia en las
profundidades.

Analía Bernardo
experta en mitos y tradiciones de las Diosas
analiabernardo@yahoo.com

Servicios del site
Postales virtuales
Foros de discusión
Directorios
Instituciones y ONGs

Mujeres profesionales

Votación
Encuesta mensual
Suscribirse
Newsletter quincenal